Una mañana cualquiera en casa de Leire y Harri. Nos despertamos y nos encontramos, jugamos con la tetita...¿y si preparamos el desayuno?¿te apetece un bañito maitia?Fuera llueve, pero aqui estamos goxo goxo, disfrutando el uno del otro, conociendonos. Juegos, miradas, abrazos, ternura y mucho amor (aunque a veces también me enfado y lloro).

Gracias familia por permitirme colarme en vuestro hogar y compartir con vosotros esta preciosa mañana. Nada mas bonito que la vida ocurriendo...